Aquí hablaremos acerca de los esmaltes automotrices, los cuales son utilizados por diversas ventajas en su aplicación. Los esmaltes evaporan en poca proporción dentro de la atmósfera, se cura a nivel químico y cambia de un estado líquido a sólido en relativamente poco tiempo. Existen esmaltes de nueva generación que tienen menos del 35 % de su peso, por los disolventes que se evaporan. Si bien es cierto que los esmaltes regulares son mucho menos costosos de aplicar, la mano de obra para estos productos es más barata que la de pintura de laca, debido a que los esmaltes no necesitan costos laborales de lijado y pulido después de su aplicación. De hecho, al momento de secar los esmaltes ya tienen su propio terminado brillante.

En cuanto a durabilidad, los esmaltes alquidálicos (o también llamados esmaltes sintéticos) no son tan buenos como los esmaltes de dos partes, sin embargo, los esmaltes acrílicos, aplicándoles endurecedores, suelen ser muy duraderos en diferentes condiciones del medio ambiente.